Inicio

Beneficios

Precio

Capacitación

Descargas

Blog

Acceso

Pruébalo gratis

Empresas familiares con éxito

Las empresas familiares son emprendimientos económicos en donde trabajan miembros de una o más familias. Sus integrantes ocupan los distintos puestos, desde los cargos de operarios hasta el director, aunque también suelen contratarse empleados que no pertenezcan a la familia.

Estos emprendimientos familiares se encuentran en todas partes del mundo y en algunos países predominan respecto de otros tipos de empresas. Por lo tanto representan un desafío frente a la globalización de los grandes intereses económicos mundiales.

Las empresas familiares logran un porcentaje alto en la proporción de negocios de un país, en la producción del Producto Bruto Interno y son importantes creadoras de fuentes de trabajo.

Diferencia entre familia y empresa

La familia es una institución, cuyas finalidades más importantes son: la preservación de la vida, la reproducción de la especie, el crecimiento de los hijos, el cuidado de la salud, la elaboración de la identidad, la contención frente a las crisis vitales, la protección de las adversidades y el aprendizaje de la vida emocional (manejo de los celos, la rivalidad, los miedos.)

Por otro lado, están las empresas, que son organizaciones cuya finalidad más importante es la productividad y la ganancia económica.

Cuando los roles de parentesco y los roles laborales, en la empresa familiar, están bien diferenciados y respetados hay más posibilidades de una convivencia armónica. Pero es muy común que aquellos se mezclen, eventualidad que se convierte en un factor que genera conflictos.

Fortalezas de la empresa familiar: (se manifiestan fundamentalmente en las primeras etapas)

Debilidades de la empresa familiar: (se incrementan con el paso del tiempo)

Como se puede observar a simple vista, hay más desventajas que ventajas en una empresa familiar, por lo que se deben tomar importantes medidas preventivas y –si es necesario-, correctivas.

Mortalidad de las empresas familiares

La mayoría de las empresas comenzaron siendo familiares, con la idea de perdurar en el tiempo. Pero debido a estos conflictos que el diario vivir ocasiona entre sus integrantes, se van creando enfrentamientos que debilitan los vínculos y hacen de estos emprendimientos una tarea difícil de continuar de generación en generación. Estas empresas, en su mayoría, son como bombas de tiempo en cuenta regresiva y es por ello que el 30% aproximadamente perduran en la segunda generación, quedando solamente el 17% en la tercera generación.

Los motivos por los cuales estas empresas familiares no sobreviven en la segunda generación son:

Los motivos que dificultan la supervivencia en la tercera generación son:

Algunas sugerencias para mejorar las posibilidades de una empresa familiar

Antes de incorporar a un hijo, es muy recomendable hacerle trabajar en otras empresas, si es posible del mismo rubro, para que aprenda a desenvolverse,  cumplir horario, obedecer órdenes, respetar normas, ganarse el sueldo, competir y mantener su lugar de trabajo a pesar de las tensiones, etc.

Se recomienda que:La admisión o el ascenso en una empresa familiar debe ser pura y exclusivamente por capacidad, En donde se evaluaran a los familiares y no familiares con la misma vara, gestión que debe estar a cargo de una asesoría, consultoría o coaching externo, para mantener una mayor objetividad.
  • El hijo mayor no tiene por qué considerarse el sucesor. Es necesario evaluar cuál es el más capaz de los hermanos o si es necesario poner a un director contratado fuera de la familia, que sea una persona profesionalmente capacitada.
  • Para disminuir los roces producidos por los conflictos y favorecer el éxito en la transferencia del mando en una empresa familiar, se recomienda tomar asesoría o coaching externo, que permitirá contar con una planificación previa y consensuada de la sucesión tanto del mando como de la empresa en sí, ya que es una situación inevitable, que a corto o mediano plazo, la empresa familiar deberán enfrentar.

    La familia, agobiada por las actividades rutinarias, con frecuencia posterga el tratamiento de cuestiones que son vitales para la subsistencia y desarrollo de la organización. La consulta a un asesor o coach, debe hacerse a tiempo, es decir cuando se está en pleno crecimiento y las cosas están bien, ya que en cada empresa es necesario hacer un diagnóstico e instrumentar las medidas específicas y adecuadas a esa organización en particular.

    El trabajo del asesor o coach, es muy complejo y si bien gana algunos simpatizantes, también cosecha muchas críticas y enemigos. Pero a pesar de que estas normas puedan parecer duras, a la larga redunda en bien de todo el grupo, porque son la base de la continuidad, el éxito y la rentabilidad de la empresa familiar.